Acerca la editorial

Mi foto
Con más de setenta títulos publicados desde su fundación en 1995, Taller Ditoria es resultado de un ejercicio singular en el ámbito de la edición, no sólo por la calidad de sus contenidos literarios y nómina de autores, sino también por sus resultados estéticos y formales: libros enteramente artesanales desde la tradición tipográfica. Libros de artista cuyos textos son formados en tipos móviles e impresos en prensa plana Chandler & Price 1899 –La Toñita–, así como cosidos y encuadernados en rústica a mano; cada título con su diseño propio, en tiraje reducido. Taller Ditoria es dirigido por su fundador, el pintor y editor Roberto Rébora. Jorge Jiménez, quien lo ha acompañado en la aventura desde el inicio, es el maestro tipógrafo y encuadernador que materializa el diseño concebido para cada obra por publicar. La impresión está a cargo de Gilberto Moctezuma, junto con La Toñita. Luz de Lourdes García Ortiz, editora, se encarga de cuidar las ediciones y de otras labores que atañen a la editorial. Taller Ditoria es un espacio de experimentación formal riguroso, animado por el intenso gusto de realizar ediciones de características propias.

Nuestro nuevo domicilio

Nuestro nuevo domicilio

Calle 2 # 21 | Col. San Pedro de los Pinos | Alcaldía Benito Juárez | C.P. 03800 | Ciudad de México

(Instalaciones de Solar Servicios Editoriales-Ediciones del Ermitaño)


Contacto

Luz de Lourdes García Ortiz

Editora

contactotallerditoria@gmail.com | luluga68@hotmail.com

Bitácora de un retorno nuevaépoca: Taller Ditoria en tiempos de covidpandemia, Luz de Lourdes García Ortiz (Continuación)

Bitácora de un retorno nuevaépoca:
Taller Ditoria en tiempos de covidpandemia


Luz de Lourdes García Ortiz


Miércoles 9 de septiembre de 2020
 
 
Pruebas de impresión 1
 
Los papeles, sus texturas. Las tintas, sus espesores. El color, sus evocaciones.

¿En qué archipiélagos del día
anda la sombra de mi sombra?

El acicalado del día

Don Gil acicala a La Toñita para hacer la primera impresión de prueba de los versos formados la semana pasada. Reservemos estas otras cartulinas para los poemas más extensos que imprimiremos 
después –vida mediante–. ¿Con qué colores de tinta se le podrá dar realce a esta cartulina amarilla? Negro, gris, rojo, azul, blanco, cuál más.

Sucede que mi oído se desliza
por la curva infinita de la ausencia
como un rumor a la medida de tus pasos.

Como se lo temía el maestro, la lata de tinta que tomó tenía pegada la tapa... muy pegada. Costó trabajo despegarla. Luego, encontrarnos una masa –guardada por más de dos años– con una especie de nata plástica en su superficie. Adelgazar con thinner, obtener la consistencia adecuada. Ahora sí, hacer la preliminar prueba manual de entintado. En el oficio se contemplan esos detalles, que no son minucias.
 
Una lata de tapa muy pegada      Tinta seca

Preliminar prueba manual de entintado 1      Preliminar prueba manual de entintado 2
 
(Ya no sé si se ahoga la tarde o la espera;
si es tu paso el que cruza la llanura
o la sombra de una nube de verano.)

Ah, sí: cortar la cartulina en tamaño adecuado para el menor desperdicio posible. Serán, entonces, unas tarjetitas poéticas. Nacidas de buena entraña, sinceras.


La expectativa, la emoción de observar cómo don Gil iba aplicando con la espátula la tinta sobre la placa de La Toñita, el mecanismo ya activado: los rodillos –por fortuna en buen estado todavía– distribuían el color pase a pase hasta dejar una capa uniforme y suficiente. Un color azul de matiz morado extendido al cadencioso ritmo de La Toñita.

Entintar 1      Entintar 2

Entintar 3      Entintar 4

Ante mis ojos pasas con un aire de abismos inminentes,
lasca de soledad o herida ciega
de mis manos huyendo cuando el alba.

Corregir pruebas, ajustar tipos para lograr el registro adecuado. Consultar con Roberto, fotos por inbox. «Luz, una sugerencia. A su misma altura, recorran Taller Ditoria justo abajo, en el centro de la ornamenta. Hagámoslo a dos tintas, Taller Ditoria en rojo. Así cierra.» Bien, el tiro en rojo será para la próxima jornada.

Corrección de pruebas 1      Corrección de pruebas 2

Ajustes 1      Ajustes 2

Ahora este silencio; su esbeltez
de palomar en los desiertos del agua.
Se queda la hora hablando a solas.

En el oficio tipográfico, como en el oficio editorial, no hay minucias 
–y quien crea o diga lo contrario...–. La sugerencia de Roberto redondeó el diseño de la sencilla pero poética tarjetita. Un ligero toque, como de magia, ¡y he aquí el clinamen! «¡Láncese con el tiro en azul, don Gil!»

Sólo tú estás aquí,
pisándole la sombra a mi tristeza;
presente en la afilada veladura
que media entre mis ojos y las cosas.

Imprimir 1      Imprimir 2

Imprimir 3      Imprimir 4

Qué preciosa combinación entre cartulina y tinta: sobria y elegante... RR: «La tarjetita, ¡no veo la hora de tenerla en las manos!» LL: «Paciencia...»

Y mi verdad se mueve a ciegas…
Perro sin dueño,
anda y desanda la llanura
en busca de otro cielo claro y justo.

El tiro en azul

*

Los versos aquí reproducidos son fragmentos del poema “Ahora este silencio” –dedicado a Thelma Nava–, de Guillermo Fernández, publicado en La palabra a solas (1965).


Esta bitácora continuará...